domingo, 27 de mayo de 2018

Declaración de Patria

Ya que no puedo excepcionarme de la condición de ser un ser social, tengo que admitir que he comenzado a aplicar ciertos mecanismos cuando del relacionamiento interpersonal se trata.

La convivencia con los individuos tiene que verse conmemorado por ciertas ideas genéricas a tener en cuenta para poder tener un vinculo con los otros que provenga desde la autoconciencia y empatía con lo que a uno se le hace externo.

Digo esto, ya que he visto, escuchado, percibido y documentado por escrito por enécima vez en mi vida que hay personas que no comprenden que su propio enemigo son ellos mismos.

¿Que me tengo que preocupar de la estabilidad mental de todos los seres pensantes que me rodean? Puedo, pero seguro termino por perderme a mi misma y entrar en un rulo que no se va a alisar más.
Es responsabilidad por la historia personal de cada uno de nosotros y por nuestro propio balance interno poder lograr ser lo consecuente a nuestra conciencia objetiva.

He sido cómplice, testigo y víctima de acciones realizadas por otros en base a actitudes de defensa totalmente tóxicas, poco certeras y fruto de un sistema que avala la violencia, el despecho y el egoísmo como pilares para sostener relaciones interpersonales mediocres y manipuladoras.

Me voy de ese dogma, y me retiro y no respeto ni avalo cualquier forma implícita de boicot hacia mi integridad.

Me impongo ante cualquier tipo de manipulación hacia mi persona, porque subestimar mi percepción y creer que las ambigüedades lingüísticas son valederas en mi discurso como lo son en el tuyo, es intentar meterme en tu mundo de control y provecho ajeno.

Me paro, respiro y miro a lo lejos a cualquier enemigo oculto que no quiera salir de la oscuridad. Lo invito a desaparecer o instaurarse en el piso liviano de mi vida, y contarme un cuento para que me duerma, si es que puede con eso.

Siento el campo blando y el cielo hondoso, y firmo una patria propia, para mi sola, y planto un arbol que no se muere, y que crea raices fuertes que nacieron de una sucesion de muertes de adentro, del alma y del viento, para comenzar a abrazar la tierra y mezclarse con los insectos del subsuelo.
Pero que no creas que me quedo inmóvil  y me estanco en el medio del camino, porque si hay razón de mi cimientos, es porque mi destino es crecer.

Y si niegan mi condición y no respetan mi decisión, que se queden gritándose a ellos mismos frente al espejo, que yo me mantengo sagaz y con elocuencia, buscando una pregunta que me encandile y me lleve hacia mis verdades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario