miércoles, 22 de julio de 2015

<->

Ebrios somos más miserables de lo normal. La miserabilidad que padecemos se muere de pena cuando nos observa tirados y muertos de dolor. 
Se nos consumen las entrañas por un poco de vino y nos creemos fuertes y felices en el mundo de la desolación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario